Galería

Castillo Palacio de los G. Bejarano - Orellana de la Sierra

Historia/Descripción:

La tradición mantiene que su fundación se debe a don Alvar García-Bejarano, primer señor de Orellana de la Sierra e hijo de uno de los dos supervivientes de la matanza de Badajoz de los miembros de este linaje por el rey de León y Castilla Sancho IV "El Bravo" (1289).

En 1375 don Alvar, por concesión de Enrique II, recibiría el recién creado título de Señorío de Orellana de la Sierra, con el objetivo de repoblar aquellas tierras.

El castillo, situado en la parte más alta del pueblo, cercano a la Iglesia parroquial, consiste en un cuerpo cuadrangular amurallado con cubos de refuerzo y torres en los ángulos, al que se le unen varias dependencias y patios. Aunque han desaparecido en parte, se conserva uno de los lienzos con dos torres en sus esquinas, algunos restos de los muros y un blasón de los Bejarano (león rampante esquinado con cuatro cabezas de dragón) que puede fecharse a finales del siglo XVI.

La fortaleza pasó posteriormente a pertenecer al duque de la Roca, estando actualmente rehabilitada y destinada a su uso.

Época: Siglo XIV.

Propiedad: Privada.

Tipología: Patrimonio Civil. Castillo-Palacio.

Grado de protección: Bien perteneciente al Inventario de Patrimonio Histórico y Cultural por la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Extremadura

Al estar considerado Castillo: BIC por la Ley 2/1999 de 25 de marzo de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.

Estado: El conjunto del Castillo-Palacio se encuentra en bastante buen estado, ya que se utiliza como vivienda particular, y la mayoría de los daños vienen del mantenimiento y uso de elementos que dañan visualmente al conjunto: las torres, que se encuentran llenas de maleza; se adhirió un cochera al muro de la portada principal, con el consiguiente daño visual a toda la estructura, y en la parte posterior se han colocado unos canalones de aluminio de color blanco que chocan sobremanera con la estructura del edificio.

Carácter del riesgo: Aunque sin un riesgo inminente, por la rehabilitación y uso del conjunto, sí es cierto que se debería tener en consideración las labores de mejora, con unos criterios más acertados, a la hora de llevar a cabo obras en el edificio.

Información proporcionada por:(1)

NAVAREÑO MATEO, A. Castillos y fortalezas de Extremadura. Periódico HOY. 1998, pág. 168.

(1)Información principalmente extraída de la información turística de Orellana de la Sierra.